- -

LAKE SUNSET ESCAPE



En mitad de semana, un descanso de la rutina muchas veces no es oportuno, sin embargo el aprovechar una breve pausa para descansar o tomar fuerzas siempre es bienvenido.



Hace ya dos semanas me encontraba grabando junto a mi hermana la edición de SUMMER LOOK BOOK 2017; entre la sesión de fotos, la tomas de B-Roll y un sofocante calor decidimos para en busca de café helado y algún panecillo para recargar energías.


Lo único lamentable fue encontrar el centro comercial abarrotado de gente huyendo del sol y robando precioso aire acondicionado. Tras segundos de lucha decidimos seguir nuestro camino y tratar de aprovechar lo máximo posible la luz del día.

Para el atardecer agotadas y sin terminar los cambios de ropas decidimos tomarnos un merecido descanso. El destino “LAGO DE LOS SISNES”, un pequeño lago artificial a solo 15 minutos de la ciudadela universitaria al norte de la ciudad, cercana al mar que  proporcionaba una bella vista del atardecer y a su vez un delicioso ambiente playero, que además de fresco se mezcló con las nubes de una tormenta tropical vecina.

Casi desierto, totalmente refrescante y relajante; así se encontraba el pequeño parque y malecón junto al lago. El sentarme y poder disfrutar de la vista, la brisa, el hermoso atardecer, el poder hablar con mi hermana y simplemente disfrutar; me hizo valorar todo el trabajo nocturno que hago, a final de cuentas el utilizar esas horas para una fuente de ingresos estable me permite disfrutar de muchas horas para explorar mi capacidad creativa, disfrutar con mi familia y seguir creciendo como persona y no solo como personal capacitado para el trabajo.

Para muchas personas parecerá raro o incluso inmaduro el hecho que mencione mi trabajo nocturno y lo compare con la libertad que brinda. Sin embargo debo aclarar que la decisión profesional que tome al cambiar de un horario diurno a uno nocturno fue la calidad y cantidad de tiempo que me quedaba a disposición luego de las jornadas laborales. Al principio de mi carrera profesional, el trabajar de 7 a.m. a 5 p.m.  o de 6 a.m.  a  6 p.m. no me dejaba mucho tiempo para disfrutar con mi familia y amigos. Cuando quería llega a mi casa luego de casi una hora de viaje me encontraba tan cansada que muchas veces ni energías ni ganas de comer tenia. Por lo general siempre terminaba dormida antes de las 8:30 pm y ni hablar de los fines de semana.

video


Así que cuando me refiero a él disfrutar de un descanso en mitad de semana, para muchos será solo una hora entre el almuerzo, quizás 15 minutos en su tiempo de descanso. Pero esa oportunidad que nos damos a nosotros mismos para dejar volar la mente, permitirnos respirar fuera de las barreras laborales y ser simplemente nosotros mismos mientras disfrutamos de un café, un té o incluso un simple vaso de agua es mi clave para aprender a vivir. 

De regalo para este fin de semana les dejo un pequeño timelapse del atardecer en el lago.

Stephanie Velez

SUMMER INPO

SUMMER INSPO


SHOP MY WANTED

SHOP MY WANTED

Instagram